Estás aquí:

“En tres meses, Neiva tendrá diseño final de su PTAR”

  • La alternativa contemplada es la de “filtros biológicos”, un tratamiento ciento por ciento biológico, que disminuye considerablemente los costos de operación respecto de otras tecnologías. Una planta similar ya está funcionado en Tuluá (Valle), con resultados muy positivos.

 

Luego de 13 años de intentos, Neiva tendrá los diseños definitivos para iniciar la construcción de su Planta de Tratamiento de Aguas Residuales.

Así lo dio a conocer Cielo Ortiz Serrato, gerente de Las Ceibas, Empresas Públicas de Neiva, quien agregó que se concluyeron tres de las cuatro fases del estudio por lo que ya está claro el tipo de planta a construir y la tecnología a utilizar, que no requerirá el uso de químicos ni la inyección de aire para el tratamiento.

El estudio fue adelantado por la firma Hidrosan SAS y será entregado en su totalidad, a más tardar en el mes de junio del presente año.

La PTAR Neiva debió estar construida desde el año 2015 en cumplimiento de un fallo judicial. ¿Qué tanto ha avanzado esta administración en el cumplimiento de esa sentencia?

La construcción de una planta de tratamiento no es un proceso sencillo. Una ciudad como Bogotá, con un gran presupuesto para servicios públicos tardó más de cinco años en hacerla.  Además recibimos un rezago importante en el proceso, y los estudios iniciales debieron actualizarse por cambios en la normatividad. El lote que fue comprado hace más de 4 años hoy por esos cambios regulatorios resulta insuficiente, de manera que nos hemos concentrado en actualizar los estudios, ponerlos a tono con la normativa y en junio entregaremos el diseño final a la ciudad. La ciudad nunca había avanzado tanto.

El equipo técnico de Hidrosan, contratista de los diseños, ha trabajado en proyectos muy grandes y exitosos como el diseño, construcción y operación de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Bogotá y en el diseño y optimización de 23 plantas de tratamiento de aguas residuales en la jurisdicción de la CAR, entre otros. Eso es una garantía para la ciudad.

Otras administraciones han adelantado estudios, ¿en qué se diferencia éste?

En que por primera vez entregaremos a Neiva los diseños y la ingeniería de detalle definitiva. Se trata de un documento ajustado a las necesidades de la ciudad y acorde a las nuevas reglamentaciones en materia ambiental. Pero además un estudio que nos plantea la construcción de una PTAR más económica de las planteadas en administraciones.

 

¿Qué falta para que el estudio sea entregado en su totalidad?

La consultoría en estos momentos está dedicada a hacer los detalles de la parte técnica, concentrados en mirar todo el tema estructural, de la sedimentación, todos los cálculos hidráulicos y en general los procesos que tienen que ver con equipos eléctricos, electromecánicos y el centro de control.

 

¿Cuántas etapas de éste estudio ya están en manos de Las Ceibas?

El estudio tiene cuatro etapas o productos. El producto uno es la parte de los estudios preliminares que ya fue aprobado por la interventoría. El segundo producto tiene que ver con los temas de diseños generales y que establecen los parámetros generales. La definición de cuál es la tecnología a utilizar en Neiva, es un producto que ya se entregó y en estos momentos se encuentra en revisión de la interventoría. El producto tres es el que estamos elaborando, es de detalle, de memorias y con especificaciones. Y el producto cuatro que es de acompañamiento a las empresas presentando los resultados como La Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena, CAM, y el Ministerio de Vivienda.

 

¿Qué tipo de PTAR requiere la ciudad de Neiva?

La consultoría invirtió un esfuerzo grande para establecer cuál era, desde el punto de vista técnico, la mejor opción, y en ese sentido finalmente los análisis y las conclusiones nos llevaron a una tecnología denominada de filtros percoladores, la misma que ha sido probada en algunas ciudades de Colombia, como Tuluá. Precisamente estuvimos visitando la PTAR de ese municipio del Valle, la que se caracteriza porque su mantenimiento es muy económico comparado con otras alternativas.

 

¿El caso de Tuluá podemos decir que es muy similar al de Neiva?

Sí. Tuluá se caracteriza por ser una ciudad más pequeña que Neiva pero sus condiciones climáticas son muy similares. Sin embargo, hay que aclarar unos aspectos y es que estamos haciendo unas mejoras muy importantes en el diseño respecto al de Tuluá, que van a dar como resultado una Planta muy robusta, con unas muy buenas características de operación y mantenimiento para el caso de Neiva. La de Tuluá es una Planta mejorada que de todas maneras es un buen caso de mostrar en el país.

 

¿En ese contexto es el mayor avance que se ha podido hacer en estos últimos 10 años?

Sin duda alguna. Construir una Planta de Tratamiento con esas características, es dejar la ciudad equipada con una instalación que cumple con todos  los estándares internacionales.

 

  • Entrando en la parte más técnica, una de las cosas que cambió, es el tema del aislamiento ¿eso implicaría contar con un terreno más amplio?

La Resolución 0330 establece unos aislamientos más estrictos para la planta, lo que significa que el lote actual es insuficiente y hace necesario adquirir otro terreno aledaño al actual. En eso hemos avanzado, ya tenemos los levantamientos topográficos y estamos en el proceso de avalúos catastrales para proceder a la compra.

 

¿Nos podríamos arriesgar a decir que la PTAR costará menos?

Las grandes diferencias con las tecnologías anteriormente recomendadas están en los costos de operación y mantenimiento, es donde se ve la diferencia. Hablando de costos y mantenimiento por lo menos una reducción de una quinta parte de lo que estaba previsto con la alternativa anterior. Hay que tener en cuenta que tiene un costo que va implicar una duración para toda la vida.

 

¿Va ser un alivio para los usuarios?

Claro que será un alivio para la ciudad, los usuarios y en especial para nuestro río Magdalena.

 

¿Culminados los estudios tecnológicos en cuánto tiempo podríamos decir que los neivanos vamos a tener una PTAR construida?

La construcción de la PTAR dura aproximadamente dos años, incluido todo lo que tiene que ver con la obra civil, equipos e importar aparatos, son procesos que toman tiempo. La parte de filtros, de predial, lo que son los trámites ante el Gobierno Nacional, lo financiero del proyecto es un proceso que se puede demorar dos años para tener la Planta de Tratamiento de Neiva materializada.

 

¿Al mes de junio cuando se entregue la consultoría, la ciudad de Neiva ya podrá saber qué tipo de Planta necesita y cuánto va?

Sí. Todos esos parámetros quedan totalmente resueltos: el impacto financiero, los costos y los temas de ingeniería financiera.